viernes, 20 de enero de 2012

Mató a su cuñada para pegarle al suegro donde más le dolía; la ahorcó en noviembre pasado, en Cajeme

 
Armando Pérez Romo, alías “El Soldado”
 Ciudad Obregón, Sonora.- El responsable de haber asesinado a una mujer en Cajeme en noviembre pasado fue detenido por la policía; confesó el crimen de quien era su cuñada y dijo que lo hizo por venganza con su suegro para pegarle donde más le dolía.
El presunto asesino fue identificado como Armando Pérez Romo, alías “El Soldado”, de 34 años de edad, quien tiene su domicilio en la colonia Militar, en San Ignacio Río Muerto, quien era cuñado de la hoy occisa y se encuentra confeso de los hechos.
La detención la realizaron los agentes de la Policía Estatal Investigadora (PEI), luego de un trabajo de investigación para esclarecer el homicidio de Isabel Martínez Calderón, quien fue encontrada el 18 de noviembre en estado de descomposición, con un cable de plancha enredado en su cuello, en el interior del baño de su domicilio, ubicado en calle Los Castillos Oeste y bulevar Colonial, en la colonia Urbi Villa del Rey.
Fue ayer jueves cuando los agentes, como resultado de las indagatorias, lograron la captura del presunto responsable del crimen, quien en su declaración manifestó que cometió el homicidio porque tuvo problemas personales con su suegro, decidiendo hacerle daño en lo que más le dolía, por lo que tomó la decisión de privar de la vida a Isabel.
Añadió que luego de tomar dicha decisión se trasladó en un camión urbano de la población de San Ignacio Río Muerto a Ciudad Obregón y ya estando en esta ciudad se dirigió al domicilio de la víctima, con quien luego de platicar un rato sobre su familia, decidió llevar a cabo su plan.
El hoy detenido narró que cuando Isabel prendió una batidora, con la cual pretendía hacer un paste, la sujetó del cuello, cayendo la víctima la suelo, golpeándose fuertemente en la cabeza, y luego de someterla la arrastró hasta el baño y al estar la mujer inconsciente agarró una plancha y le enredó el cable en el cuello hasta asfixiarla.
Posteriormente, dijo, abusó sexualmente de ella y luego tomó un trapeador para limpiar los rastros de sangre que había, exprimiéndolo en la taza de baño.
El presunto homicida manifestó que duró alrededor de dos horas en el domicilio de la víctima y durante ese tiempo se apoderó de una computadora Lap Top y dos celulares, los cuales vendió.
Derivado de las indagatorias, los agentes de la PEI lograron recuperar dichos objetos, los cuales fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público del Fuero Común, junto con el presunto homicida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario